El fundido a negro como coraza


Azul, de Kieslowski. 

El fundido a negro es un recurso antiguo. A diferencia del encadenado, es un recurso que no ha envejecido. Es elegante y responde a nuestra percepción. Cuando cerramos los ojos no lo hacemos “por corte”, lo hacemos por fundido a negro.
Nuestro cerebro sigue procesando parte de la información de la última imagen hasta que comienza a recibir el negro de un párpado cerrado.

Si pensamos en la utilidad y el uso de los fundidos a negro, encontraremos una respuesta clara. Sirve y se usa en la mayoría de las ocasiones para indicar que ha pasado bastante tiempo. Sirven para cambiar de capítulo.

Kieslowski reinventa el lenguaje y le otorga al fundido un significado distinto.

Azul, la primera parte de la trilogía, nos cuenta la terrible historia de Julie, una mujer que ha perdido a su marido y a su hija en un accidente de coche. Su marido era un famoso compositor que ha dejado una obra importante inacabada aunque se rumorea que, en realidad, es ella quién componía sus obras.

Después del accidente, el dolor es insoportable. Para mitigarlo, Julie se deshace de todos sus recuerdos, incluida la música. Pero hay algo de lo que no puede deshacerse: su talento. Un talento que va unido al recuerdo y por lo tanto, al dolor.

En varias ocasiones le asalta la inspiración. La primera vez, el dolor es tan intenso que toda la habitación se inunda de azul. El azul funciona aquí como metáfora del dolor.



Sin embargo, y a pesar de lo original del fundido en azul, lo que más me interesa  es ese extraño fundido a negro en medio de la escena: ese momento íntimo es interrumpido y Julie poco a poco necesita salir de ese momento de máxima fragilidad para enfrentarse al mundo. El fundido representa esa coraza, esa transición.

Hasta en dos ocasiones más Kieslowski utilizará este recurso. Aquí, donde su vecina le pregunta si esta llorando:



Y aquí, donde descubre que su difunto marido le ha sido infiel y controla su rabia y decepción:


16 comentarios:

  1. Y la maravillosa banda sonora que me suena puntean esos silencios.

    ResponderEliminar
  2. Bienvenido Hatt
    La música es magnífica. La propia partitura le devuelve la tranquilidad y el sosiego. Ella compone esa música en su cabeza. Y en esa partitura se esconde otra gran idea. Si recuerdas la película (minuto 50), hay un mendigo que toca esa misma canción (esa flauta llena de sosiego). Ella, extrañada, le pregunta dónde la ha oído (teóricamente es una creación suya, inédita todavía y no entiende como ese hombre puede conocer la canción) y él le dice que "él inventa cosas, que le gusta crear".
    En mi modesta opinión es una metáfora genial sobre el dolor, la calma y el acto creativo. El mendigo conoce la partitura porque también lo ha perdido todo.

    ResponderEliminar
  3. no he visto ninguna de las tres.
    ¿Me las recomendais?
    ¿son demasiado densas?

    ResponderEliminar
  4. Recuerdo una película que volví a ver hace poco y que si bien utiliza el recurso del fundido a negro de manera más o menos clásica indicando paso del tiempo o cambio de secuencia, construye con esta operación un permanente clima de tensión y desesperanza. Se trata de The Thing (John Carpenter, 1982).
    Algo que llama la atención es la extensa duración de algunos de estos fundidos, que se van repitiendo cada vez con más frecuencia, acompañando el estado de incertidumbre y desconfianza que gobierna a los miembros del campamento, que no pueden saber cuál de sus compañeros es o no es "la cosa".
    Los permanentes fundidos a blanco, entonces, en ese ambiente antártico desolado y en apariencia inofensivo, podrían tener otra lectura.

    ResponderEliminar
  5. Juas, por fin vuelve que algunos le echábamos de menos..jejeje
    Saludos

    ResponderEliminar
  6. Muchas gracias a todos, he estado de viaje y no me he podido conectar hasta ahora. Os voy respondiendo uno a uno que es lo mínimo que puedo hacer:
    -Hola Rosa! La trilogía de colores(Azul, Blanco, Rojo) es compleja pero no es necesario entender las ricas metáforas y símbolos que utiliza Kieslowski para disfrutar mucho con estas películas. Tienen un ritmo pausado (necesario para ir reflexionando sobre las historias). Obligatorio verlas en orden: Azul-Blanco-Rojo.
    Son maravillosas. Una lección de puro cine llenos de hallazgos visuales. Diálogos muy concisos y descripción magistral de sentimientos complejos. Porque la tristeza en Azul, por ejemplo, tiene infinitos matices.
    -Hola Hernán!
    Me ha interesado mucho tu apunte sobre "La cosa". Me la voy a descargar inmediatamente.
    -Ei, Roberto, siempre estas ahí, muchas gracias. Prometo actualizaciones frecuentes, explosivas y revolucionarias! (O sea, auténticas majaderías)

    ResponderEliminar
  7. Hay que ser muy pedante para hacer ese tipo de fundidos. Normalmente los fundidos "estéticos" y no representativos de transcurso temporal o espacial se hacen por falta de talento en la puesta en escena. Quiero pensar que Kieslowski es talentoso y no lo usa como pretexto a su ingenio a la hora de representar emociones.
    Azul es pedante hasta decir basta, luego se corrigió, afortunadamente.

    ResponderEliminar
  8. En mi opinión, Kieslowski no era pedante.
    Era, simplemente, un intelectual.
    Un director muy preocupado por explicar emociones (a menudo, complejas) con recursos puramente visuales.
    No he entendido lo de los fundidos (no temporales) como muestra de la falta de talento.
    Yo, aparte de fundidos en rojo (Tarantino) o en Blanco (Lynch) no tengo en mente fundidos expresivos... ¿Puedes ponerme ejemplos?
    Tampoco he entendido porque "Azul" es pedante y "Blanco" o "Rojo" no lo son.
    Saludos desde la divergencia.

    ResponderEliminar
  9. Yo tampoco veo la pedantería. Es decir, no se hace notar para dejar su "sello", sino que en la línea de lo que dice el Doctor es un recurso expresivo...

    ResponderEliminar
  10. Desde la divergencia y la amabilidad provocadora, hace tiempo que vi Azul, y si mal no recuerdo los fundidos los hace muy a menudo, tampoco los he contado y creo que no lo haré nunca.
    Quizás sea una etapa en que las florituras me van poco, y el auténtico cine me parece un montaje por corte y en los que la planificación, un plano, una mirada, lo expliquen todo sin recurrir al efectismo (no os distancian los fundidos?).
    Supongo que es un tema de apreciación y etapas vitales.
    En cuanto a Blanco y Rojo, no me parecieron tan artificiosas, y entenderme la expresión, para nada intento decir que Kieslowski sea un mal director, simplemente que en determinados momentos de esta triología abusa de artilugios que hace alejarme de la trama o tema.
    Vaya charla que me he echado.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  11. Perfectamente explicado, ahram. A mí, en su contexto, estos fundidos no me distancian pero entiendo que pueda ocurrir.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  12. Grandísimo blog, desde hoy mismo un fijo en mis incursiones.
    Respecto a Kieslowski, no sólo no me parece pedante, sino que en las entrevistas que recuerdo haber visto(creo que dentro de los extras de algún dvd de la trilogía) me pareció muy humano(en el sentido en que me lo parece Truffaut, casi se podría decir buena persona) y muy honesto en su intención de transmitir emociones muy complejas.

    ResponderEliminar
  13. Doctor, doctor. ¿Me puede mandar su e-mail a johntones@gmail.com? Gracias.

    ResponderEliminar
  14. Estimado AHRAM
    "las florituras me van poco, y el auténtico cine me parece un montaje por corte y en los que la planificación, un plano, una mirada, lo expliquen todo sin recurrir al efectismo"
    Desde la amabilidad provocadora; ¿Porque? Porque el cine solo ha de se asi y no de otra manera? Explicate es un planteamiento radical e interesante pero no explicas los motivos de ese cine autentico.
    Que es efectismo? unir dos planos que crean ideas no es efectismo pero un fundido si? Por la misma regla de tres desprecias a compañeros de trabajo que usan sinecdoques y subordinadas cuando se expresan y aprecias a los que usan solo oraciones clasicas con sujeto verbo y predicado sin complementos?!!! Y LO QUE DICEN? No es importante? ¡Exijo que te expliques bellaco!
    Que los fundidos de Azul te alejan de la trama? Lo dices con la mano en el corazon o es solo una ideologia tuya segun la cual estas en contra de un uso del fundido fuera de la elipsis temporal? Es imposible que te saque de la trama porque esos fundidos forman parte de la misma, pues explican lo que esta pasando y sin ellos ese matiz emocional no estaria presente.
    Ante tus afrentas al maravilloso lenguaje del cine exijo que te expliques mas detalladamente. Te reto a que lo hagas en este foro. Si no lo haces entenderemos todos que eres un cobarde, de los que lanzan la piedra en un plano y se esconden por corte en el siguiente plano ¡Panoramiza y aparace de nuevo! Se un hombre y da la cara en primer plano!!!

    ResponderEliminar
  15. acabo de descubrir tu blog. me encanta.
    de superhéroes salté a fundidos y me acordé de hace años, viendo esas pelis, pensando lo mismo, el fundido como coraza y como salto, como cambio súbito, al final es cambiar el uso tradicional del fundido como cambio temporal a un uso metafórico como cambio personal.

    ResponderEliminar


 

Visionandos recientes

The Hunter (2011) con guión de Alice Adisson y Waim Fimeri
Un buen ejemplo de cómo un personaje aparentemente secundario se convierte en un elemento imprescindible para estructurar la historia. No me refiero al tigre de tasmania, me refiero al niño. El niño sirve de bisagra y catalizador de todos los nudos de la trama.
.
Shame (2011), de Steve McQueen. La cita en el restaurante con la compañera de trabajo (chica de color) esta resuelta toda en plano medio. Irrita porque quieres ver mejor la expresión de los actores pero encaja por la distancia de una cita que no esta saliendo bien. En la escena siguiente, caminan a oscuras por la ciudad. Una solución visual idéntica a una escena de Manhattan, de Woody Allen.
.
Rounders (1998), guión de David Levien & Brian Koppleman. Si tu protagonista es un jugador de poker, debes dotarlo de autocontrol (ha decidido dejarlo y lleva un año sin jugar) e inventarle una motivación altruista (ayudar a un amigo). Solo así es aceptable que pida grandes cantidades de dinero para jugar y haga apuestas fuertes y ambiciosas.
.
Lonesdale Operator (1911) de D.W.Griffith. Aunque Griffith ya ha utilizado el plano medio en The Courtain Pole (1909), es en este cortometraje donde utiliza un plano medio por primera vez de manera expresiva, estética, privilegiando a la operadora respecto al otro operador de telégrafos que nunca pasa de plano general.