El pastelito de 'La semilla del diablo'


¿Por qué cambia la dieta de Rosemary?
Viendo La semilla del diablo me llamó la atención un detalle que, aunque pequeño, nos muestra el mimo con el que Roman Polanski cuidó cada aspecto del guión.

Minnie, una inquietante vecina de Rosemary (Mia Farrow) le ha estado preparando una bebida energética desde los primeros meses de embarazo.



En un momento determinado de la película y sin explicación alguna, Minnie añade a la bebida un pastelito. Me pareció algo extraño y gratuito sobretodo teniendo en cuenta lo preciso que es el guión (donde todo esta muy bien explicado y todo tiene una razón de ser).



Lo primero que le viene a uno a la cabeza es que como, en la escena anterior, Rosemary confiesa a Guy (John Cassavetes) que ha estado tirando la bebida los últimos días, Minnie decide aumentar la dosis de “vitaminas” con un pastel. Esto puede ser correcto pero creo que la auténtica razón por la que existe ese pastelito la podemos encontrar sólo 4 minutos después:

Una amigo de Rosemary le hace llegar un libro que puede aclararle muchas cosas...


Es curioso como Polanski debió pensar esta escena.

Se dijo: Quiero que Minnie coja el libro. Quiero que el espectador sienta, en primer lugar, que Rosemary esta totalmente controlada y, en segundo lugar, quiero que el espectador tema –durante un instante- que Minnie se las va a ingeniar para quedarse con el libro.

Pero también quiero seguir prolongando la duda. ¿No será que Rosemary esta paranoica y Minnie es simplemente una vieja entrometida?

El pastelito ayuda a mantener esta ambiguedad. Rosemary no debe ya sostener un objeto (la bebida) sino dos (la bebida y el pastelito) permitiendo que Minnie, en un juego de manos bastante natural, se haga con el libro y pueda ver quien se lo envía.

Este tipo de detalles son los que hacen funcionar una escena. Si Minnie hubiera cogido descaradamente el libro, hubiéramos desconfiado aún más de ella o hubiéramos pensado que Rosemary es tonta. Si Polanski no hubiera introducido el pastelito en las escenas anteriores, nos hubiéramos percatado que ese nuevo elemento esta puesto por ahí por conveniencia. Nos hubieramos dado cuenta del artificio.

En La semilla del diablo hay decenas de detalles como este. Muchos de ellos relacionados con Cassavetes. Todo encaja a la perfección. Los que hayan visto la película dos veces ya me entienden.

Los Oscars no siempre se equivocan: Minnie (Ruth Gordon) ganó el Oscar a la mejor actriz secundaria y Polanski fue nominado al mejor guión adaptado.

4 comentarios:

  1. -"Grace" es uno de mis nombres favoritos-dice Minnie.
    Todo tiene sentido. Esto es un guiño a la Virgen María.
    Otro guiño que me gusta es que el creador de ese supuesto complot contra Rosemary se llama igual que el creador de la película: Roman.

    ResponderEliminar
  2. He visto esta peli unas cuentas veces (es uno de mis clásicos favoritos de terror), pero de la última vez ya hace tiempo, y no recordaba lo del pastelillo hasta que lo has dicho. Como siempre usted sacando los trapitos sucios y los limpios a la luz.
    Por cierto, hablando de títulos absurdos, éste se lleva la palma también. No sé si el Titulador Tóxico ya existiría por esa época, pero su antecesor en el cargo se lució de lo lindo con el cacho spoiler que metió.

    ResponderEliminar
  3. a mi me ha encantado siempre en l escena final el moises del bebe vestido de negro con el crucifijo boca abajo jaja

    ResponderEliminar
  4. Es cierto, "Rosemary's Baby" es de aquellas películas que, gracias a una perfecta elaboración del guión, se disfrutan tanto o más en un segundo visionado; en el que uno puede atender a detalles que se pierden en un primer pase, en el que, por lo general, somos víctimas de la atracción que nos produce la trama.
    Ahora bien, ¿qué decir entonces de la aberrante traducción del título original? Adiós suspense, amigo Polanski. Desconozco si la traducción fue la misma para todos los países de habla hispana, pero esta claro que en España la consabida atracción por el diablo hace superar, en un claro afán monetario, todo rigor y respeto por la obra.

    ResponderEliminar


 

Visionandos recientes

The Hunter (2011) con guión de Alice Adisson y Waim Fimeri
Un buen ejemplo de cómo un personaje aparentemente secundario se convierte en un elemento imprescindible para estructurar la historia. No me refiero al tigre de tasmania, me refiero al niño. El niño sirve de bisagra y catalizador de todos los nudos de la trama.
.
Shame (2011), de Steve McQueen. La cita en el restaurante con la compañera de trabajo (chica de color) esta resuelta toda en plano medio. Irrita porque quieres ver mejor la expresión de los actores pero encaja por la distancia de una cita que no esta saliendo bien. En la escena siguiente, caminan a oscuras por la ciudad. Una solución visual idéntica a una escena de Manhattan, de Woody Allen.
.
Rounders (1998), guión de David Levien & Brian Koppleman. Si tu protagonista es un jugador de poker, debes dotarlo de autocontrol (ha decidido dejarlo y lleva un año sin jugar) e inventarle una motivación altruista (ayudar a un amigo). Solo así es aceptable que pida grandes cantidades de dinero para jugar y haga apuestas fuertes y ambiciosas.
.
Lonesdale Operator (1911) de D.W.Griffith. Aunque Griffith ya ha utilizado el plano medio en The Courtain Pole (1909), es en este cortometraje donde utiliza un plano medio por primera vez de manera expresiva, estética, privilegiando a la operadora respecto al otro operador de telégrafos que nunca pasa de plano general.