Una panorámica extraña


Amanecer, Rio Rojo y Taxi Driver. 

Hace algún tiempo, analizando Taxi Driver, vi una panorámica un tanto extraña. Es como un pequeño error gramatical que deriva en una sensación de engaño, en extrañeza por encontrarnos al personaje partiendo de su propia mirada.


La primera transición de plano objetivo (mostrando al personaje mirando) al plano subjetivo (lo que mira) funciona perfectamente. El problema viene después. Lo que comienza con una mirada termina incluyendo al propio protagonista de esa mirada. Pensé que semejante atrevimiento era invento de un joven Scorsese, con ganas de epatar.

Pero resulta que esta panorámica ya estaba en Rio Rojo (1948), de Howard Hawks. (1)

 

Pero resulta que algo parecido, en este caso un travelling más sofisticado, ya estaba en Amanecer (1927), de Murnau.

 


1Esta escena, la de Rio Rojo, la ví en el excelente blog kinodelirio.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada


 

Blogroll

Visionandos recientes

The Hunter (2011) con guión de Alice Adisson y Waim Fimeri
Un buen ejemplo de cómo un personaje aparentemente secundario se convierte en un elemento imprescindible para estructurar la historia. No me refiero al tigre de tasmania, me refiero al niño. El niño sirve de bisagra y catalizador de todos los nudos de la trama.
.
Shame (2011), de Steve McQueen. La cita en el restaurante con la compañera de trabajo (chica de color) esta resuelta toda en plano medio. Irrita porque quieres ver mejor la expresión de los actores pero encaja por la distancia de una cita que no esta saliendo bien. En la escena siguiente, caminan a oscuras por la ciudad. Una solución visual idéntica a una escena de Manhattan, de Woody Allen.
.
Rounders (1998), guión de David Levien & Brian Koppleman. Si tu protagonista es un jugador de poker, debes dotarlo de autocontrol (ha decidido dejarlo y lleva un año sin jugar) e inventarle una motivación altruista (ayudar a un amigo). Solo así es aceptable que pida grandes cantidades de dinero para jugar y haga apuestas fuertes y ambiciosas.
.
Lonesdale Operator (1911) de D.W.Griffith. Aunque Griffith ya ha utilizado el plano medio en The Courtain Pole (1909), es en este cortometraje donde utiliza un plano medio por primera vez de manera expresiva, estética, privilegiando a la operadora respecto al otro operador de telégrafos que nunca pasa de plano general.