Un recuerdo en Marienbad


Filmando recuerdos que pudieron no existir

En una imponente mansión, un hombre esta intentando convencer a una mujer de que el año pasado, allí mismo, tuvieron un asunto amoroso. Ella lo niega. Como espectadores no acabamos de tener muy claro si la mujer no quiere admitirlo o el hombre es un embaucador utilizando una estratagema.



En esta escena, X (el hombre) le dice a A (la mujer) que una noche fue a su habitación. En una película convencional de los años sesenta, para mostrarnos lo que pasó hubiera sonado una música de arpa y habríamos visto un flashback con un efecto flou. Pero Resnais quiere mostrar más cosas. Quiere transmitirnos cómo el recuerdo del hombre se convierte gradualmente en el recuerdo de la mujer añadiendo el suficiente ruido visual para que tengamos dudas de si realmente es un recuerdo real. 

Resnais pasa de un plano de él a lo que sería un contraplano de ella en varios cortes, rompiendo la regla de los 30º y torpedeando la transición con microinsertos que van aumentando su duración. Este aumento progresivo funciona muy bien porque el mecanismo de un recuerdo es parecido: recuerdas un detalle concreto y poco a poco, vienen el resto de las imágenes.

La escena termina cuando A oye la risa de una mujer en el bar y eso le recuerda que X también la hizo reír hace un año en su habitación. Entonces, sucedió realmente y ella rompe una copa al retirarse horrorizada. Los vasos, las vasijas, las copas siempre han sido tradicionalmente un símbolo del sexo femenino y en este caso, esa rotura podría simbolizar su infidelidad.


0 comentarios:

Publicar un comentario


 

Visionandos recientes

The Hunter (2011) con guión de Alice Adisson y Waim Fimeri
Un buen ejemplo de cómo un personaje aparentemente secundario se convierte en un elemento imprescindible para estructurar la historia. No me refiero al tigre de tasmania, me refiero al niño. El niño sirve de bisagra y catalizador de todos los nudos de la trama.
.
Shame (2011), de Steve McQueen. La cita en el restaurante con la compañera de trabajo (chica de color) esta resuelta toda en plano medio. Irrita porque quieres ver mejor la expresión de los actores pero encaja por la distancia de una cita que no esta saliendo bien. En la escena siguiente, caminan a oscuras por la ciudad. Una solución visual idéntica a una escena de Manhattan, de Woody Allen.
.
Rounders (1998), guión de David Levien & Brian Koppleman. Si tu protagonista es un jugador de poker, debes dotarlo de autocontrol (ha decidido dejarlo y lleva un año sin jugar) e inventarle una motivación altruista (ayudar a un amigo). Solo así es aceptable que pida grandes cantidades de dinero para jugar y haga apuestas fuertes y ambiciosas.
.
Lonesdale Operator (1911) de D.W.Griffith. Aunque Griffith ya ha utilizado el plano medio en The Courtain Pole (1909), es en este cortometraje donde utiliza un plano medio por primera vez de manera expresiva, estética, privilegiando a la operadora respecto al otro operador de telégrafos que nunca pasa de plano general.